lunes, 13 de octubre de 2014

Cómo limpiar tu joyería Kuchi


Hoy escribo este post para hablar de esas joyas que nos encantan, que compramos y usamos para adornar nuestro cuerpo y nuestro vestuario de danza tribal. 
Supongo que todas sabéis de sobra a qué tipo de joyas me refiero,  pero si alguien se pierde con esto de “joyería kuchi” os recomiendo este otro post donde explico qué es la tribu kuchi, de dónde vienen y a dónde van.

Bueno, ya sabéis que en la danza tribal usamos todo tipo de joyerío (en este caso no funciona lo de menos es más). Normalmente es de color plata vieja o bronce, y queremos siempre que mantenga esa patina de algo viejo y que no brille mucho. Por ese motivo, cuando hacemos el esfuerzo económico de comprar joyas o componentes kuchis originales, por muy ajadas que estén no se nos ocurre darle un lavado ni un pulido para que brille. En nuestro vestuario apreciamos el brillo en su justa medida, y nos plantamos las joyas tal cual las sacamos del paquete….y claro, luego acabamos con el brazo verde :/


Así que una cosa es no sacarles brillo y otra muy distina es no limpiarlas… Yo recomiendo limpiarlas, y aquí te explico los truquillos que he aprendido durante todos estos años.

El material del que están hechas se llama “gillet”, que es una aleación barata de diferentes metales. Un 75% es latón, el resto es un mix de cobre, plata y hierro. La patina final es una fina capa plateada que puede durar años, pero cuando esta capa desaparece aparece un color tirando a bronce.

Cuando recibo un paquete lo primero que hago es congelar las piezas…tal cual. Leí hace años que algunas personas las hervían para matar los posibles bichitos, pero al meterlas en agua y calentarlas algunas perdían la patina, así que la otra opción era congelarlas. Lo más seguro es que no sirva de nada, pero lo llevo haciendo años y ya casi entra dentro de la superstición ridícula. Sí, mentes científicas, podéis reíros….

Otra cosa que tengo en cuenta es que hay que intentar que las pulseras que compremos se ajusten a la piel y no anden deslizándose y chocando entre ellas mientras bailamos. Porque molesta a la bailarina y al espectador. Así que siempre les pongo por dentro una tira de fieltro pegada (ese fieltro que es para forrar cosas y es como una pegatina). Así me aseguro de que no se deslice, de que no me huela el brazo a metal barato el resto de la semana y de que no me deje el brazo verde.

Algunas piezas tienen cuentecitas de colores y normalmente están sujetas no por pegamento al uso, sino que están pegadas con cera de abeja. Así que tened cuidado si las dejáis al sol o cerca de una fuente de calor, porque la cera se derretirá y la piedrecita se os perderá. Lo que suelo hacer yo es revisar las joyas antes y fijar las cuentas con pegamento.

Si la joya tiene un plateado bonito, para acentuarlo le doy pasta de dientes con un cepillo. Esto funciona muy bien con piezas de plata auténtica, sin embargo en este caso al no ser plata de calidad vais a conseguir que luzca más plateada pero no vais a obtener grandes brillos.

Al estar hechas de latón es posible que algunas partes estén oxidadas, si las metéis en coca-cola (típico truco casero) vais a quitar parte del óxido pero también os podéis cargar la capa plateada final, por lo que suelen quedarse con un tono bronce o un tono más cobrizo. Si ese es el acabado que queréis conseguir, pues fenomenal. Si queréis mantener el color plateado, mejor es que hagáis una pasta de bicarbonato con agua y un poco de zumo de limón y las frotéis con un cepillo.

Por supuesto acordaros de secarlas bien porque si no se os oxidarán aún más.

Como os he dicho antes, el “gillet” es una mezcla de metales y aunque el latón predomine, es posible que al limpiar una pieza quede plateada, y si limpias otra quede con un tono más bronce. Nunca se sabe.

Si queréis comprar botones turkomanos para añadirlos a vuestro vestuario, aseguraos de que sean de este material, hay réplicas de una material plateado más brillante, más moderno y más barato aún. Suelen costar lo mismo, pero el acabado es muuuuy distinto.

Espero que os haya servido de ayuda. Ya sabéis que os podéis suscribir a este blog para recibir un boletín con los posts más destacados y contenido exclusivo. En el próximo boletín os daré una lista de recursos para conseguir material bueno y barato para haceros un vestuario chulo.

Fotos vía UberKuchi 

No hay comentarios :

Publicar un comentario