La Danza Tribal


La Danza Tribal es un nuevo estilo dentro de la Danza Oriental que está inspirado en danzas étnicas aunque no se trata de una danza folclórica en sí misma. Los movimientos en los que se inspira parten del folclore árabe, beduino, turco, cíngaro, hindú… todo unido con la fuerza y la precisión del flamenco.
Se adoptó el término tribal ya que lo que se pretende es recuperar el espíritu de grupo en la danza. 

Se intenta recordar a una comunidad tribal, un grupo de mujeres conectadas y hermanadas que gozan de una danza entre ellas. Hay un papel individual fundamental pero siempre integrado en un grupo. Todas aportan su creatividad aunque el fin último es el grupo.

No es un baile de una región concreta, sino que es la fusión moderna de diferentes estilos e influencias regionales antiguas.

ATS (American Tribal Style)

La Danza Tribal surgió en los Estados Unidos en los años 70, por eso se la conoce como Danza Tribal Americana (American Tribal Style – ATS). En 1968 Jamila Salimpour con su grupo Bal-Anat comenzó a fusionar elementos folclóricos de diferentes partes de Oriente Medio y Asia Central. Sus alumnas fueron desarrollando y fusionando esas danzas creando nuevos estilos hasta hoy.

El formato ATS que hoy conocemos lo ideó y definió Caroleena Nericcio, directora del grupo Fat Chance Belly Dance. Otros grupos han surgido a raíz de este: Gypsy Caravan, Heavy Hips, Domba… Cada grupo ha ido integrando nuevos pasos, por lo que esta danza se enriquece día a día y está en constante cambio.
Aunque se puedan elaborar coreografías, la Danza Tribal principalmente se basa en la improvisación.
La Danza Tribal se caracteriza por una postura más estática que en la Danza Oriental, la espalda está recta, los hombros hacia atrás, el pecho está arriba y los brazos están tensos.
Cada paso tiene un nombre diferente, se trata de llegar a tener un gran vocabulario de movimientos y elaborar secuencias de pasos más complejas cada vez.
Estos movimientos se aprenden en combinaciones hasta crear modelos de secuencias. Una vez aprendidos, se puede improvisar y aportar nuevas secuencias bajo esos modelos creados por lo que cada bailarina podrá seguirlos. Por eso, se desarrollan movimientos que en realidad son contraseñas que el grupo conoce y que indican los cambios.

En cada grupo o tribu las bailarinas deben conocer ese lenguaje interno para interactuar unas con otras. También es importante tener la capacidad de seguir y guiar a las demás bailarinas. En cada grupo hay una líder (la bailarina delante a la izquierda) que guía y el resto debe seguirla, esta lïder va rotando dentro de un mismo baile, por tanto todas las bailarinas tienen la oportunidad de ser líderes y hacer su propia secuencia de movimientos única.

Estos códigos internos producen una sensación de unidad muy interesante, cada bailarina es importante dentro del grupo y por si sola no daría este resultado. Lo cierto es que no es un baile para desarrollar la competitividad ni para reforzar egos, ya que debe primar el sentido de igualdad, aunque en ningún caso se renuncia a la creatividad individual.

Dentro de la Danza Tribal hay movimientos lentos y movimientos rápidos, que deben combinarse pero no deben mezclarse entre sí, es decir, no se puede ejecutar un movimiento lento de forma rápida ni uno rápido de forma lenta.

Al igual que el baile recoge elementos de diferentes grupos étnicos, el vestuario también lo hace. No es un vestuario de gasas ni brillos, no hay lentejuelas ni joyas brillantes. Se caracteriza por su rico colorido y por la tosquedad. Los elementos comunes son: la falda, los bombachos, el choli y las múltiples joyas que no son brillantes, se usan piezas de joyería étnica, principalmente de Asia Central (joyas antiguas afganas, uzbekas, turkómanas, hindúes…). El vestuario de la Danza Tribal tiende a la espectacularidad, si bien carece de brillos y sensualidad explícita, la mezcla de colores y piezas de diferentes etnias da mucha fuerza y provoca una estética especial. 

Principalmente se utilizan ritmos folclóricos de 4/4, con el primer tiempo del compás muy marcado. También es frecuente que se adopten ritmos más complejos de 9/8, 5/4 o 7/8 lo que genera una riqueza rítmica enorme. Las melodías son sencillas y la música tiene un caracter alegre (en las partes rápidas) y muy solemne (en las partes lentas).Algunas recomendaciones: Solace, Turku, Omar Faruk Tekbilek, Helm, Oojami, Gypsy Caravan y la música folclórica tradicional de Oriente Medio, Asia Menor e India.

La Fusión Tribal

Algunas bailarinas que se habían formado en American Tribal Style dieron un salto hacia la Fusión, empezaron a bailar como solistas añadiendo a lo que habían aprendido otros movimientos de otros bailes como el jazz, el funky o el break dance. También el vestuario se aligeró y la música étnica que se usaba empezó a mezclarse con ritmos electrónicos. Una de las pioneras de la fusión tribal fue Jill Parker que creó originariamente la compañía Indigo.

A partir de ese momento muchas otras bailarinas siguieron por ese nuevo camino, cada una enriqueciendo ese lenguaje que todas tenían en común. Así surgieron nuevos estilos dentro de la fusión como el Tribal Gótico, el ITS o el Tribal Vintage. Hoy en día el espectro es muy amplio y se pueden encontrar grupos y solistas que cada año se esfuerzan en encontrar nuevos caminos y nuevas formas de fusionar la Danza Tribal.

Algunos nombres destacados de este estilo son Rachel Brice, Mardi Love, Zoe Jakes, Mira Betz, Amy Sigil y su grupo de ITS Unmata, Olivia Kissel o Ariellah entre otras. En Europa contamos con grandes bailarinas como Samantha Emanuel, Tjarda, Martna Crowe Hewitt, Violet Scrap, Manca Pavli o el grupo Rustiqua de Eslovaquia.